Abogacía y emociones, un binomio que suma

Hasta hace no mucho tiempo, emociones y abogados podrían resultarnos algo así como la extraña pareja.

Y es que estamos hablando del sector de la abogacía, un ámbito en el que, secularmente, la gestión de las emociones ha sido un tema irrelevante e, incluso, marginado, frente a la prevalencia del conocimiento técnico jurídico y la capacidad de estudio y análisis como eje fundamental del desarrollo profesional de los letrados.

Es decir, la prioridad ha venido siendo el caso, el encargo, en lugar del cliente.

Sin embargo, estamos ante otro de los nuevos retos que deben asumir los abogados: comprender la estrecha y amplia relación que la inteligencia emocional tiene con el mundo jurídico y sus múltiples aplicaciones y beneficios, de modo que puedan sacar cada vez más partido a sus habilidades interpersonales.

Esa percepción explica que en los últimos años esté aumentando entre las firmas legales la inquietud por explorar la importancia de las llamadas soft skills y por incorporar procesos de aprendizaje social en el campo del derecho. En ese sentido, parece estar produciéndose una tendencia creciente a integrar esa dimensión humana en el ejercicio diario de los abogados, de situarla en un primer plano  como un concepto con un valor diferencial determinante que puede incrementar las posibilidades de éxito de un bufete y su liderazgo en un mercado global y tan competitivo como el suyo.

Ya lo afirmó Daniel Goleman, el psicólogo estadounidense, autor del bestseller internacional Inteligencia Emocional, que popularizó dicho término: “los mejores abogados no son los más inteligentes, ni los más técnicos, sino aquellos que, siendo inteligentes y técnicos, son emocionalmente inteligentes”.

 ¿Cuál es la importancia de la inteligencia emocional para los bufetes?

Hay que partir de una idea fundamental como es el hecho de que la práctica de la abogacía conlleva trabajar con terceras personas: clientes, colaboradores, abogados de la parte contraria, jueces, personal del juzgado, compañeros de despacho….

En esa interacción, las emociones juegan un papel esencial, ya que son la puerta de entrada a la conexión y creación de un vínculo de confianza con todas ellas y, a la vez,  una herramienta potente para que las relaciones que se establezcan y las labores que se lleven a cabo se desarrollen de forma eficiente y exitosa.

Goleman define la inteligencia emocional como “la habilidad para reconocer y entender las emociones de uno mismo y las de los demás, de forma que dicha advertencia sirva para gestionar el comportamiento y las relaciones con otros”.

Tal definición permite situar en el mismo nivel de importancia y exigencia las hard skills (conocimientos técnicos) y las habilidades transversales (soft skills), que son todas aquellas que tienen que ver con el trabajo en equipo, el liderazgo y la inteligencia emocional, como factores claves para conseguir una marca personal que te haga diferente.

Ya no hay duda, por tanto,  de que el fomento de la inteligencia emocional en los despachos de abogados debe ser una prioridad y una  pieza primordiales  para el éxito de la organización.  Porque un despacho formado por profesionales que sepan liderar equipos, identificar las preocupaciones de los clientes, establecer sólidas relaciones y lazos de empatía logrará incrementar la productividad y alcanzar altas cotas de influencia e impacto en el sector de la abogacía.

La nueva era de la abogacía

Un caso perdido, una injusticia de los tribunales de las que tanto abundan, que aún tiene recursos pendientes y se quiere difundir para que la opinión pública sea el jurado de la justicia; la institución pública que ha incurrido en prácticas vergonzosas cuya difusión ayudaría a hacer justicia; el periodista que fabricó noticias falseadas contra un particular por su afán de atraer lectores; el abogado que le acusa y que necesita un dictamen pericial sobre las reglas periodísticas que se ha saltado.Estos son algunos ejemplos de casos en los que trabajamos.

Tal vez, somos el conato de una nueva profesión mixta que une a abogados y periodistas: Letradistas. Modestia aparte, abogados, nos toca, quizá, el papel de pioneras de una nueva y señera tarea: por un lado, enseñaros a explotar los recursos que la era digital pone a vuestro servicio y que os obliga a conectar de una manera bien distinta con los clientes. Y por otro, serviros de altavoz para propagar vuestro talento, reivindicaciones, y crear un estado de opinión pública afín a vuestros intereses y al de los casos que lleváis.

Estamos en posesión de herramientas para ayudaros a utilizar los nuevos medios para usar Internet de forma eficiente y sus armas de difusión. Por ejemplo, hoy no basta con tener una web bien diseñada y atractiva. Hay que dinamizarla, aportando contenidos útiles y valiosos frecuentemente. Al futuro cliente hay que hablarle directamente desde el sitio web: a través de artículos, de vídeos, fotografías comentadas… Existen infinitas posibilidades. La creatividad es la clave para diferenciarse de los competidores.

En Letradistas usamos las redes sociales no solo como el fantástico escaparate que son, sino también como los nuevos medios de comunicación en los que se han convertido. Si no se comunica a través de Twitter, Instagram, Facebook, Linkedin se están perdiendo muchas posibilidades en detrimento del negocio y de la reputación.

«Afilar el hacha»

En el vertiginoso y cambiante proceso de transformación digital que determina nuestras vidas, abogados, no os podéis quedar atrás. Los que empezasteis hace ya unos años sois conscientes, independientemente de vuestro ramo jurídico,  de que el mundo en el que inaugurasteis vuestro ejercicio profesional está desapareciendo para no volver jamás. Muy lejos han quedado los tiempos en los que, sentados en vuestro despacho, esperabais a que los clientes llamaran a vuestra puerta. Hay que trabajar mucho la reputación para que eso vuelva a ocurrir, ¿verdad?

Internet es el nuevo amo de todo y esta realidad exige nuevas herramientas y estrategias que no podéis dejar de plantearos y de asumir. Si aún no lo habéis hecho, merece la pena parar y reflexionar sobre qué  se quiere conseguir, además de cómo y con qué recursos  contáis para hacerlo. En definitiva, necesitáis “afilar el hacha”.

Da igual cómo sean vuestros despachos. Los clientes potenciales están en la Red en la que, a diario, se realizan miles de consultas legales y se clican alrededor de una decena de webs antes de elegir al profesional de la abogacía más acorde con los intereses de los usuarios y las empresas. Por tanto, si no tenéis una web útil y dinámica ni presencia en redes sociales, os muy probable que os quedéis fuera del universo de negocios que se está disputando a diario. No tendréis visibilidad.

Os tendemos la mano. Podemos ayudaros a crecer y a difundir vuestro talento.

 

 

 

 

 

 

 

Apuesta por el valor del marketing jurídico

Comenzamos nuestra aventura profesional como Agencia de Comunicación y Marketing Jurídico. La marca que hemos elegido, Letradistas, fusiona y pone el enfoque en  los dos principales actores de la labor que emprendemos: Letrados y Periodistas. Un binomio en auge, y cada vez más necesario, que está generando mucho interés por la creciente demanda del marketing jurídico.

Estamos asistiendo a un escenario en el que, por una parte, prácticamente todos los usuarios recurren a su dispositivo móvil para buscar y elegir los profesionales y servicios que requieren en cada momento. Y, por otro, las empresas demandan mayor cantidad de perfiles juristas que les acompañen, asesoren y ofrezcan soluciones a medida en diferentes ámbitos.

Este panorama está propiciando una revolución en vuestro sector. Atrás quedaron los tiempos en los que para conseguir clientes era necesario recurrir al `boca a boca´ e invertir  en anuncios publicitarios. Tiempos en los que estabais instalados en vuestra zona de confort y era impensable disponer de departamentos de marketing en vuestro ámbito.

Es decir, esa reticencia que el sector legal ha tenido a adaptarse a los nuevos modelos de negocio que ofrece el mundo digital está cambiando para ir abriendo paso a una nueva mentalidad.  Estáis empezando a comprender la gran eficacia y utilidad que supone adoptar estrategias de marketing digital para diferenciaros de otros profesionales dedicados a la abogacía, tener un buen posicionamiento online para captar nuevos clientes, y que éstos asocien vuestro nombre a una imagen y a una reputación de confianza y profesionalidad  que aporta calidad, valor y soluciones a sus diferentes exigencias legales.

En los últimos años, los bufetes venís coincidiendo en una percepción nítida y unívoca acerca del aumento de la competitividad en vuestro sector. Hay que tener en cuenta que en España sois 150.000 abogados ejercientes, según el Consejo General de la Abogacía Española. Esta enorme competencia os está empujando, si bien todavía tenuemente, a percibir el marketing jurídico como una oportunidad y un escaparate excelentes.

Letradistas, una gran elección y una gran aliada

La agencia Letradistas nace con la vocación de convertirse en vuestra aliada. Queremos  animaros, asesoraros y acompañaros en la apuesta por la adopción de estrategias de  marketing jurídico, como una herramienta no sólo muy importante en vuestro negocio, sino necesaria e ineludible, capaz de despertar en los clientes la necesidad de contar con un abogado.

Estamos aquí para que cada despacho exponga el valor de sus destrezas, pueda explicar sus éxitos y fortalezas respecto a la competencia y transmitirlos a través del  enorme abanico de canales y plataformas que el universo digital pone a su disposición, además de otros canales convencionales.

Somos la agencia de comunicación idónea porque conocemos muy bien vuestro sector debido a nuestra trayectoria periodística.

Si hoy en día vuestra actividad no está reforzada por acciones de comunicación y marketing, las posibilidades de progresar como empresa o profesional pueden verse mermadas de forma considerable. En ese sentido, debéis elegir bien a los expertos adecuados. Para lograr textos de calidad –es decir, bien redactados, con rigor y veracidad– y poner en marcha ideas innovadoras y estrategias creativas, no todo el mundo vale. Letradistas es una elección acertada.

Tener una web y un blog corporativo, presencia en las redes sociales, contar con una estrategia definida para la comunicación en medios, adoptar una dinámica comunicativa  adecuada, etc.  puede convertirse en la mejor y más rentable inversión para vuestro despacho.

Os animamos, por tanto, a perder el miedo y a subiros al carro de las nuevas tecnologías para aprovechar las múltiples  posibilidades que os ofrecen.

Y  Letradistas quiere ser vuestra gran compañera de viaje.